-    Escrito por editorbfc

Cocinas pequeñas

Los espacios reducidos suelen ser más económicos, pero a la vez son un reto a la hora de amueblar y decorar. Las cocinas pequeñas son un desafío porque se trata de una estancia eminentemente práctica. Si contamos con una cocina pequeña la máxima que no debe guiar es la de organizar al extremo para sacar partido el espacio.

Las más pequeñas en la actualidad son las cocinas americanas que se integran dentro del salón, apenas separado de él por divisores de ambientes o una puerta de armarios. Las más mínimas son apenas una línea de trabajo adosada a la pared. Sin embargo, otras pueden ordenarse en dos en forma de ‘U’, en ‘L’ con una barra a modo de mesa o por medio de una pequeña isla.

Otra modalidad de cocinas diminutas son las independientes rectangulares o cuadradas, en donde habrá que aprovechar que es un cuarto cerrado para jugar con alturas y colocar mayor de numero de muebles.

En cualquiera de los casos las recomendaciones son muy similares: los armarios deben ofrecer con las medidas disponibles el máximo de capacidad, los electrodomésticos deben ser esbeltos y combinar varias funciones y hay que olvidarse de estridencias para optar por líneas sencillas y colores lisos que no creen sensación de claustrofobia.

Una idea para ir ganando milímetros es aprovechar hasta el reverso de las puertas de los muebles, elegir modelo sin tiradores y sustituye mesa por una barra, que bien puede ser abatible, y las sillas por banquetas.

Si se trata de una estancia diferenciada se recomienda pìntar de blanco o de colores claros para dar luminosidad. Si son espacios incluidos en el salón se puede jugar con el contraste para crear la separación perceptual, y en este sentido se admiten colores fuertes o más oscuros.

Organizar cocinas pequeñas

espacio en las cocinas pequeñas

Dicen los mitos que los lugares pequeños son donde el desorden más se nota. Lo cierto es que es bastante racional: cuando el espacio es pequeño hay que buscar la forma para acomodar todos los objetos grandes. Generalmente acumulamos muchas cosas de un momento a otro, algo que hace que sin duda sea un problema si nos mudamos a una cocina pequeña.

Ya hemos visto anteriormente que los colores y el tipo de mobiliario que se elige puede ayudar a que el espacio se vea más grande. Sin embargo hay algunas cosas extras que se pueden hacer como por ejemplo el hecho de saber cómo organizar el espacio y aplicar técnicas para darle a cada cosa el lugar que necesita realmente.

El uso de paredes

A veces no solamente se trata de espacio, sino también de tiempo. La rutina de algunos no tiene espacio para tomarse todo lo que a uno le gustaría en el arte de cocinar, por tanto, si no puedes perder tiempo en andar buscando por todos los cajones tus utensilios puedes optar por unos rieles y estanterías abiertas sobre la pared que te ayudarán a tener todo al alcance de tu mano. Además, no solamente ahorrarías tiempo, sino que de esta forma no se pierde nunca la concentración sobre lo que se está cocinando. Piensa que además estarías aprovechando las paredes vacías de tu cocina pequeña.

Optimizar el espacio

La mayoría de las personas estamos acostumbradas a organizarnos siempre horizontalmente. Sin embargo, si tu cocina es pequeña, tendrás que pensar como los arquitectos de grandes ciudades que construyen edificios de muchos pisos verticalmente para utilizar el espacio. Haz lo mismo con tu cocina y pon armarios hasta el techo para poder guardar muchas cosas. Si quieres que el espacio parezca más amplio aún, lo mejor es que los armarios tengan puertas de cristal ya que con una buena iluminación interior, sucedería lo que decíamos anteriormente, que la luz se refleja y parece que el lugar sea más grande de lo que es, además de por supuesto ayudarte a encontrar las cosas más rápido.
cocinas pequeñas

Organización de cajones

Si la cocina es pequeña seguramente en ella haya muchos cajones. Aquí no es cuestión de guardar las cosas así porque sí, sino también de saber aprovechar el espacio que estos nos dan. Para organizar los cajones, lo mejor es que cuentes con separadores que te permitan, por ejemplo, separar los vasos, de tazas, y platos, así como también los cuchillos, de tenedores y cucharas. De esta forma encontrarás todo más rápido y optimizarás el espacio.

Isla en una cocina pequeña

No creas que la forma de L siempre es la forma adecuada para la organización de cocinas pequeñas. Puedes optar por sacrificar un poco más del suelo y formar una isla que contenga cajones, baldas o armarios. Así estarías disfrutando de una amplia superficie de trabajo. Se recomienda dejar siempre 90 cm libres entre ella y la pared para poder abrir los cajones fácilmente y tener una libre circulación. De esta manera también puedes colocar una barra para desayunos, o comidas rápidas si se acompaña de dos taburetes. Lo más aconsejable es que sea de color blanco para alivianar el peso visual.

 

Como puedes ver, tener una cocina pequeña, no significa que no se puedan jugar con distintos métodos para hacerla más grande y aprovechar todo el espacio disponible en ella.